Portada

 
¡Qué aventura, Señor, hemos corrido!
Todo en mí se estremece al recordarla.
 
Si no hubiera sentido yo mi mano
presa en la tuya, fuerte y traspasada…
Si no hubiera horadado mis tinieblas
el recuerdo de luz de tus miradas…
Si no hubiera sabido que dejarte
era abrazar la nada…
 
¡Qué aventura, Señor!
 
Hoy vamos juntos,
ríe sobre el sendero la mañana.
Pero, ¿sabes, Señor? Ya no me importa

¿Cómo buscar nosotros al Resucitado con Magdalena, María, Salomé, las otras…? ¿Cómo hacer de su historia “nuestra historia”?

Vamos a tratar de aprender sabiduría de estas mujeres a las que, con lenguaje del AT, podemos llamar hayil, “mujeres de recursos”, lo mismo que Rut (3,11) y que la mujer ensalzada en el libro de los Proverbios (Pr 31,10) y reconocer en ellas su capacidad de afrontar los acontecimientos con sabiduría y audacia.

Como cada año, las comunidades de la Provincia elaboramos nuestros proyectos comunitarios. 

Deseamos ser comunidades centradas en nuestro seguimiento de Jesús, vivir a la escucha del Espíritu de Dios, discerniendo sus llamados, como colaboradoras del proyecto del Reino.  Este año, la idea de "embarcarnos" y la imagen de Filipina nos sirven de inspiración. Es momento de nutrirnos de su vida para que, contagiadas de su espíritu de oración y su espíritu misionero, nos enfoquemos claramente en nuestra misión.