4to. Día de oración y reflexión con Sofía: Orando en comunidad con Magdalena Sofía Barat

Comisiones de comunicación región Filipina

Orando en comunidad con Magdalena Sofía

Introducción:

Magdalena Sofía nos convoca para contagiarnos aquel sueño suyo que nació en torno al fuego: ser mujeres que permanecen en el amor de Jesús, injertadas en el árbol de su vida, conducidas por el viento de su Espíritu, formando un sólo corazón y una sola alma, para descubrir y manifestar en medio de un mundo herido la compasión y la fidelidad de su Corazón. Más aún, la convocatoria es a toda persona, hombre y mujer que resuene con la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Canto de inicio:

Desde ti   (canto de Cecilia Rivero rscj)  link en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=6H8fVqBVoVo

En este ambiente de interiorización y de la toma de conciencia de que sólo desde el Corazón de Jesús podemos ser y hacer con sus actitudes y sentimientos un mundo de fraternidad y sororidad, un mundo de paz y humanizado.

Leemos y/o escuchamos la lectura de Colosenses 3, 9 - 17. Que nos anuncia: “Por encima de todo, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.”

Lectura para orar y reflexionar:    Pónganse el vestido nuevo

No se mientan unos a otros: ustedes se despojaron del hombre viejo y de sus vicios y se revistieron del hombre nuevo que no cesa de renovarse a la imagen de su Creador hasta alcanzar el perfecto conocimiento. Ahí no se hace distinción entre judío y griego, circunciso e incircunciso; extranjero, bárbaro, esclavo o libre, sino que Cristo es todo en todos.

Pónganse, pues, el vestido que conviene a los elegidos de Dios, sus santos muy queridos: la compasión tierna, la bondad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia. Sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el Señor los perdonó, a su vez hagan ustedes lo mismo.

Por encima de esta vestidura pondrán como cinturón el amor, que lo hace todo perfecto. Así la paz de Cristo reinará en sus corazones, pues para esto fueron llamados y reunidos. Finalmente, sean agradecidos.

Que la palabra de Cristo habite y se sienta a gusto en ustedes. Tengan sabiduría para que puedan enseñar y aconsejarnos unos a otros; canten a Dios de todo corazón y con gratitud salmos, himnos y alabanzas espontáneas. Y todo lo que puedan decir o hacer, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Después de leer y escuchar la lectura, hagan un momento de silencio para interiorizar la palabra escuchada.

Momento de oración y profundización de la Palabra:

Les puede ayudar estas preguntas para profundizar y dejar tocar nuestra vida por la Palabra de Dios.

¿Qué rasgos de la persona nueva descubro en mi ser? ¿Qué rasgos de la persona nueva descubro en la comunidad en que vivo, en mi grupo de trabajo, en la sociedad o país en que vivo? ¿Hay alguna situación personal, grupal, comunitaria, de la sociedad, país y región que requiera mirarla de una nueva forma y pueda perdonar para encontrar la paz entre personas y/o entre grupos, sociedades y países? ¿Qué me nace agradecer a Dios en este momento de mi vida, de la comunidad, del grupo, de la sociedad y/o del país?

Momento de compartir:

De todo lo orado y reflexionado que te haya inspirado el Espíritu de Dios, comparte con libertad con quienes estás haciendo esta oración.

A la escucha y en diálogo con Magdalena Sofía.

Nos dice: “Llevemos a Jesús en nuestros pensamientos, en nuestras palabras, en nuestras acciones y afectos. No queramos inteligencia más que para conocerle, ni memoria más que para recordarle, ni corazón más que para bendecirle, ni fuerza más que para servirle.”

“La imagen del Corazón de Jesús tiene que estar grabada en nuestro corazón y estar unidas (y unidos) de tal manera al suyo que sea sólo él quien viva en nosotras (nosotros).”

“Ya sabes lo que deseo de ti: un corazón transparente, olvido propio sin buscarse a sí misma/o. Un amor a Dios que dirija todo otro amor, una única pasión: sus intereses.”

En el número 8 de las Constituciones de las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús, se nos recuerda cuáles son sus intereses… “El Corazón traspasado de Jesús nos abre a la profundidad del misterio de Dios y al dolor de la humanidad y nos hace entrar en su único movimiento: adoración al Padre y amor a todos, especialmente a los pobres”.

Momento de orar y reflexionar.

Después de escuchar las palabras de Magdalena Sofía…

¿Qué sentimientos surgen en ti? ¿Qué ideas o pensamientos están en tu mente? y por último ¿Qué invitaciones recibes de parte de ella? Platica con Sofía sobre todo lo que ha surgido en tu corazón.

Momento de compartir.

Quizá ayude compartir aquello que te dijo Magdalena Sofía o las invitaciones que te hace en este momento de tu vida y del contexto de la realidad de tu comunidad, de tu grupo de trabajo, de la sociedad o país en que vives. 

Momento de cierre de la oración:

Escuchar con agradecimiento el canto: somos la familia del Corazón.  Link en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=lSWLxlR93l4

Elaborada por: Irene Franco rscj (México)