Cuaresma 2021. 2do. Domingo. "Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo" Mc 9,8

JPIC Internacional de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús

Lectura del Evangelio: Marcos 9: 2-10 La Transfiguración de Jesús.

"Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan y los llevó a ellos solos a un monte alto. A la vista de ellos su aspecto cambió completamente. Incluso sus ropas se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo sería capaz de blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, que conversaban con Jesús.

Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Levantemos tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»  En realidad no sabía lo que decía, porque estaban aterrados.  En eso se formó una nube que los cubrió con su sombra, y desde la nube llegaron estas palabras: «Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo.»  Y de pronto, mirando a su alrededor, no vieron ya a nadie; sólo Jesús estaba con ellos.

Cuando bajaban del cerro, les ordenó que no dijeran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del Hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron el secreto, aunque se preguntaban unos a otros qué querría decir eso de “resucitar de entre los muertos”. 

La experiencia de la transfiguración fue un momento de consolación y afirmación para Jesús en contraste con la experiencia en el desierto en el texto del evangelio de la semana pasada.

Te invitamos a reflexionar sobre aspectos significativos de esta experiencia.

Resplandor

Se dice que Jesús apareció en gloria: estaba radiante; tal vez podemos pensar, en los recién casados o en las maravillas de la creación o del cielo en la noche, puede darnos un indicio de resplandor.

¿Cuándo has experimentado el resplandor?

¿En las relaciones, en la naturaleza?

¿Qué te aporta una experiencia así?

Nube

En la lectura, la nube es un símbolo de la presencia de Dios, pero en ese momento ya había pasado el momento de la gloria. Reflexiona sobre los momentos de afirmación y sequedad de tu vida.

¿Cómo se te revela Dios en esas experiencias cotidianas, ordinarias, quizás monótonas, que son la esencia de nuestras vidas?

Este es mi Hijo

Fue en la nube donde los apóstoles escucharon las palabras “Este es mi Hijo, el Amado. Escuchalo a Él".  Escuchemos esas palabras dirigidas a nosotras también como una invitación a ser parte de la misión de Jesús y un recordatorio de que también somos hijos e hijas de Dios, hermanas y hermanos de Jesús, y llamadas a amarnos unas a otras y a “lavarnos los pies, las unas a las otras” (Jn 13)

Escuchalo a Él

Estamos llamadas a escuchar el latido del corazón de Dios en la vida cotidiana y en las palabras que escuchamos en las Escrituras.

De nuestro Capítulo General 2008, p. 23. "Cuando contemplamos el Corazón de Cristo entramos en el movimiento del Espíritu que suscita en nosotras un modo nuevo de acercarnos a la realidad, solidarias en la búsqueda de la justicia, la paz y el cuidado de la creación."

De  Fratelli Tutti # 48 “No hay que perder la capacidad de escucha». San Francisco de Asís «escuchó la voz de Dios, escuchó la voz del pobre, escuchó la voz del enfermo, escuchó la voz de la naturaleza. Y todo eso lo transforma en un estilo de vida. Deseo que la semilla de San Francisco crezca en tantos corazones."

Se vieron con Jesús, figuras significativas del Antiguo Testamento.

¿Quiénes son algunas de las personas que han sido importantes en tu vida?

¿Para quién has sido tú una influencia significativa?

Aprovecha esta oportunidad para considerar a algunos que para ti han sido importantes.

¿Qué hace que estas personas sean importantes para ti?

Invitación final

Volvemos una y otra vez a estas palabras de Jesús como a una luz que, poco a poco, nos transfigura a su imagen: «Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón».

(Mateo 11, 29; Constituciones #8)

 

Cuaresma: Tiempo de Transformación

Christine Hannan, Bev Neill, Esmey Herscovitch rscj, Mary Shanahan rscj

ANZ Charism & Mission Team

JPIC Hub de Aprendizaje 2021