Celebrando el regalo de la vida que compartimos con María de Jesús Pulido rscj.

Escrito por: Dolores Vertiz rscj

María de Jesús Pulido nació el 17 de septiembre de 1933 en la Hacienda de santa Teresa, perteneciente hoy al municipio de Tequila.

En su biografía nos comentó que cuando tenía 4 años mataron a su papá que era el Comisario del pueblo, por lo que ella y sus hermanos se quedaron con su abuelita mientras su mamá trabajaba para sostener a la familia.

Entró al noviciado en julio de 1954. Durante su aspirado prestó diversos servicios al interior de la comunidad, al mismo tiempo que estudiaba en la Escuela Normal.

Hizo su Profesión religiosa el 7 de octubre de 1962. Su época de oro fue la fundación de Tacotalpa y junto con otras hermanas trabajaron en 25 rancherías pertenecientes a la Parroquia. Vivían pobremente, acogían a las personas que venían de diversos lugares y después de darles un buen almuerzo, regresaban con un consejo alentador.

Trabajó allí durante doce años y debido al cambio del párroco tuvieron que salir y fundaron la comunidad de Mecapalapa, Puebla.

En 2005 pidió ir a acompañar a su mamá a Estados Unidos, su estancia duró diez años. Al regresar a la Provincia, volvió a la comunidad de San Cristóbal, quería estar con mujeres para enseñarles a coser y a tejer. Al llegar a la Casa Grande, prestaba servicios en la ropería, tejía y cosía continuamente y cuando se le pedía un favor, su sí era muy agradable.

Antes de morir preparó unas carpetitas para el personal y zapatos tejidos y bufandas para la comunidad.

Agradecemos su calidad humana y espiritual, y reconocemos su don de convocar que fue  muy significativo.

Murió a consecuencia de las secuelas del covid19 el 23 de noviembre de 2020, dejándonos un ambiente de paz y serenidad.