Notas a mi testamento

Magdalena Sofía Barat

Confío en que me perdonen aquellas que me sucedan, y que todos los miembros de esta familia tan querida del Sagrado Corazón aprendan de mis equivocaciones, reparen las brechas que deploro de mi ida y aviven su celo y su trabajo para estrechar más y más el verdadero espíritu de Jesús.

Que ese espíritu se traduzca, sobre todo, en la práctica de la humildad, de su íntima hermana, la pobreza, y por último de la obediencia, vínculo y defensa de las demás virtudes. Si éstas dominan, puedo asegurar para siempre la prosperidad y la existencia de la Sociedad...

Mantengan a cualquier precio y a costa de cualquier sacrificio la fidelidad a nuestras reglas; extiendan tan lejos como puedan el conocimiento y el amor al Corazón de Jesús, y lleven donde quiera que vayan el buen olor de Aquel cuyo nombre llevamos, aunque no somos dignas de ello... 

Su madre e indigna servidora, MLS Barat