La apuesta por el amor

Al terminar nuestra participación en la Feria Vocacional de la Jornada Mundial de la Juventud, en Panamá, no puedo dejar de agradecer el haber vivido esta experiencia, pues es situarme comprendiendo la intuición de Sofía, optando por la juventud, ahí está la vida apasionada y en muchas ocasiones esperanzadora, pues se puede tocar lo que significa ser auténticos, libres, alegres y comprometidas. Cada joven que se acercaba a preguntar: ¿y ustedes, quiénes son, qué hacen, a qué se dedican…?, e incluso cuando sólo se paraban junto a la mesa, con el brazo extendido pidiendo que les pusiéramos un tatuaje, aún sin saber de qué trataba lo que ahí teníamos expuesto, era una ocasión maravillosa para compartir con la misma pasión que ellos, nuestro carisma,  “la apuesta por el amor”,  fue para mí muy conmovedor cuando elegían un tatuaje y les explicaba lo que para nosotras significaba el corazón abierto, abrían grandes los ojos y enseguida una expresión entre asombro y emoción: “woooooow” , de ahí podían seguir más preguntas; ¿cómo lo hacen?, ¿aceptan voluntarios/as?, etc… o el clásico ¡¡¿son monjas?!! Siempre un buen motivo para seguir la conversación y en algunos casos, incluso, intercambiando datos de contacto y hasta fotos con nosotras. Nuevamente, agradezco a la comisión Internacional de vocaciones, a la provincia de Estados Unidos – Canadá y a la provincia de México por darnos esta oportunidad de ser testigos de “los peregrinos” juveniles de hoy.

Conny Mateos, rscj