Seguir la estrella

“Por entonces, unos sabios de oriente se presentaron en Jerusalén, preguntando: - ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo.” Mt 2, 1-3
Los evangelios del nacimiento están llenos de personas en camino: María y José en camino a Belén, los pastores en camino al pesebre. Hoy vemos a unos “sabios de oriente” que se ponen en camino desde sus tierras hacia Jerusalén, siguiendo una estrella que no saben a dónde los va a conducir. Cruzan fronteras de países, de cultura, de idioma, de religión… buscando “algo”, a Alguien.
Al llegar a Jerusalén, equivocan el camino: buscan al Mesías en el palacio de Herodes, sin saber que ese lugar de poder, de lujo y de mentira, no es el sitio para encontrar al Hijo de Dios. La salvación venía de otra parte: de una casita oculta y pobre, en las orillas. AHÍ los esperaba Jesús.
Una llamada del Capítulo 2016 nos invita a "Salir, “embarcarnos” como Sociedad, y junto con otros y otras, hacia las nuevas periferias geográficas y existenciales, para acompañar la vida que brota, defender la justicia, la paz y la integridad de la creación, en respuesta a todos los que buscan sentido a su vida, los que han sido heridos, desplazados y excluidos por la pobreza, la violencia y la degradación ambiental."
• ¿Cuáles son esas “periferias” a las que podrías acercarte?
• Pensando en las personas con las que convives cada día, o en las que miras por las calles, ¿puedes reconocer entre ellos a los que han sido heridos, desplazados y excluidos...?