Nuestra misión desde la Casa Grande

Luz García Arce, rscj y Hermelinda Soto, rscj

En la Casa Grande el Señor Jesús nos da una casa con una construcción muy bella y llena de una hermosa vegetación. El Colegio Guadalajara está a un lado, sus niños y adolescentes nos contagian de la alegría de la vida. Nuestra casa está abierta para recibir distintos grupos, lo que nos da la oportunidad de conocer nuevas experiencias, proyectos y tener contacto con otras personas, laicos, religiosas de otras congregaciones y hermanas nuestras. Esto genera un ambiente de fraternidad y de compartir, lo que es una gran riqueza.
Como Comunidad tenemos diferentes reuniones coordinadas y preparadas por Mariluz rscj, los lunes oración comunitaria, los martes lectura, dirigida por Chelo Romo rscj, los viernes reunión de comunidad, en la que seguimos con interés la vida y el caminar de la Provincia y la Sociedad y también realizamos algunos trabajos que se nos piden. Los sábados preparamos la Liturgia del domingo.
Tenemos otras actividades en las que participamos voluntariamente según nuestros gustos e intereses, los miércoles taller de manualidades, los jueves por la mañana lectura con Ana Ramírez Ugarte rscj y en las tardes clases de yoga y los viernes un grupo de reflexión con Marina Sahagún rscj.
El poder celebrar la Eucaristía diariamente y recibir a Jesús en nuestro corazón, es un gran regalo, al igual que la Hora Santa de los miércoles, ambas son espacios para poner en ante nuestro Señor todas las nece-sidades e intenciones que se nos confían. También es una oportunidad de acercarnos a María.
Cuatro veces al año tenemos los encuentros intercomunitarios, en los que nos reunimos las comunidades de Jalisco. Es una oportunidad de encontrarnos como hermanas, rezar juntas y compartir el pan.
Siempre tenemos en nuestro corazón el pedir por todas las necesidades e intenciones que se nos confían o que sabemos que hay que tener presentes.