Mi experiencia de la caminata

Laura Sarmiento

Me encontraba en una etapa de difíciles cambios, como ser graduada y ver que había llegado el futuro para el que tenía sueños y planes. Sobre todo, tener un trabajo que no llena completamente el corazón, ni el espíritu. Al conocer por Facebook el proyecto, tuve una llamada, una corazonada que no tenía ni la más mínima idea de que iba a ser, o a quién iba a conocer.   Sólo sabía que era un viaje a más de 12 horas en carretera, y que quería sentir nuevamente la respuesta que tanto necesitaba de mi interior. 

Fue así que después de un vuelo, de conocer a gente nueva, comenzamos la experiencia de ser parte de la "Caminata a tu Interior".  Experiencia donde, al recorrer el centro de nuestra vida: el pasado, las personas que más amamos, las vivencias  que nos forjaron, pude recoger como cosecha lo que soy ahora, una mujer de 24 años, Licenciada en Negocios  Internacionales, con unos padres extraordinarios, con una relación estable y maravillosa, con amigos para toda la vida únicos y especiales. Una mujer que está comenzando de verdad, el sueño de su vida. 

Fue una caminata en la que al pasar los kilómetros, recorrimos qué es lo que nos hace fuertes, qué tenemos dentro de nuestro ser para alcanzar lo que queremos y sobre todo armarnos de esperanza, fe, y amor por lo que somos. Saber que Dios, cómplice de todos nuestros planes y de lo que amamos, nos dará el aliento de cada día para seguir y conseguir eso que nos da vida, que anhelamos. 

Vivimos experiencias desbordadas con la presencia de Dios, al ver los ojos de los ancianos, las sonrisas de los niños,  al compartir los alimentos con la gente sincera de corazón, la fe de los pueblos. Fuimos parte de la afirmación de Jesús, que donde haya 2 ó 3, el siempre estará con nosotros. 

Esta experiencia marcó en mi vida. Aprendí que para saber respuestas en nuestra vida, necesitamos reconocer nuestro pasado, amar nuestro presente y confiar en nuestro futuro. 

Laura Sarmiento Covarrubias

Lic. Negocios Internacionales. Torreón Coah.