¿Cómo rezan?

Cada una tiene su espacio de oración personal. Para nosotras es muy importante hacer contacto con nuestros propios sentimientos y los sentimientos de Jesús.

Por eso, cada día pasamos una hora en silencio, dialogando con el Señor lo que pasa en nuestra vida cotidiana, lo que nos preocupa, lo que nos alegra… Muchas practicamos también la oración contemplativa, que es sencillamente estar frente a Dios, sintiendo su presencia. 

También tenemos momentos en la semana de oración en común y de compartir lo que para cada una está siendo importante.